Testimonios

El curso de los Chakras Me ha aportado mucha claridad sobre varios temas que tengo pendientes de resolver respecto a mi misma y con algunas relaciones también, porque al trabajar cada chakra iba removiendo cosas que estaban bloqueadas, creencias que tengo muy arraigadas sin darme cuenta y me ha dado bastante paz.Sin duda es un curso que si estás abierta a descubrirte a ti misma te va a cambiar la vida.
Marta es asombrosa y ha creado un contenido completísimo para removernos de abajo a arriba y conseguir tener una vida más plena.

Beatriz Sobrino González

Tenía un "remolino" de cosas en la cabeza que me provocaban malestar. Me apunté porque me gustaron los retos que lanzas por FB y porque hice ya tu curso de meditación 21 días.
Me siento mejor, con más herramientas para afrontar las cosas. Creo que algo ha cambiado en mi =)
Totalmente recomendable, muy práctico y ameno.
Marta me has dado muy buenas herramientas para continuar mi "camino". GRACIAS

Rut Carbonell

Me ha ayudado a darle importancia a esa parte menos visible, a cuidar mi energía como algo importante y que suma.
Llevo muchos años trabajando mi lado emocional y lo intenté con ese lado menos visible, o más espiritual, pero no dí con las personas adecuadas y en lugar de ayudarme a conectar, me desconecté más.
En un momento en el que entendí que ahora estaba preparada para volver a intentarlo por mí misma, llegó el curso de Marta y no lo dudé.
Marta habla de cosas a las que se les da mucho misterio, de una manera cercana y natural. Con ella la espiritualidad, el mundo energético, es algo normal y cotidiano que no está reñido con salir a tomarte una caña, y eso, en pleno siglo XXI, es de agradecer.
El curso ha sido ameno, práctico a tope, claro y con un contenido muy bueno. Y sobre todo, nada rígido ni exclusivo para iluminados.
Muchas gracias Marta por la oportunidad.

Pilar Herráez, @pocholate en Instagram

 

El impulso después del curso ha sido poder encontrar un pequeño ratito cada día para poder desconectar de la rutina y conectar conmigo misma.
Sin duda hay un antes y un después del curso. Ahora me noto con más energía, muy serena, con mucha facilidad para centrarme y para poder disfrutar de cada detalle y de cada momento.

Paula Llompart

Antes de hacerlo me sentía perdida, con mucha ansiedad y asustada por una reciente enfermedad que vino de golpe para quedarse conmigo, también muy desconectada de mí misma.
Encontrarme tan mal fue lo que me ayudó a decidirme a dar el paso, aunque el impulso definitivo fue una conversación con Marta, quien me abrió los ojos y me hizo darme cuenta de que debía pensar más en mí, debía priorizarme independientemente de si hacía el curso o no lo hacía.

Laura Vergara, gestora de patrimonio cultural

Antes de hacer el curso no había profundizado mucho en el trabajo energético. Meses atrás me sentía extenuada, con mil frentes abiertos y bastante insegura. Me impulsó a hacerlo que me habían encantado los retos de Chakras y me parece la antesala perfecta para el curso de Reiki.Más momentos de calma, de acompañarme con lo que hay, de auto escucha y para relativizar.
Ahora me siento con energías renovadas y me ha ayudado muchísimo en otras facetas como la concentración y el cuidado de mi alimentación.
He entrado en una esfera más centrada en mi cuidado personal y mi familia también nota y disfruta de los resultados.

Marián Amigueti Camerino, traductora

Ahora me conozco mucho mejor, me ha ayudado a tomar decisiones que tenía pendientes y que me hacen muy, muy feliz.
Este curso ayuda profundamente al conocimiento de uno mismo, equilibra el espíritu y ayuda a encontrar esa paz y tranquilidad necesaria para llevar una vida plena.

Yolanda Torres, madre de dos niñas. Empresaria y experta en marketing social

Me sentía agobiada de no conseguir ser constante en dedicarme ni que fuera un ratito solo para mi cada dia, para estar sola y en silencio.
He conseguido buscar el agujero en el tiempo y el espacio para llegar hasta mi cada dia un ratito y lo bueno es que engancha y cada dia lucho más por ese momento y lo genial es que lo consigo, es mi brilli momento.
He dejado de echarle la culpa al mundo y trabajar para mí, responsabilizarme cada dia un poquito más de mi. En definitiva quererme más, escucharme más y valorarme más.

Eva Parra, auxiliar de enfermería