Elimina el ruido mental, aumenta tu energía y deja de vivir angustiada.

Aprende a lidiar con tu carrusel de pensamientos y consigue bajar de revoluciones.

Elimina el ruido mental, aumenta tu energía y deja de vivir angustiada.

Aprende a lidiar con tu carrusel de pensamientos y consigue bajar de revoluciones.

El agotamiento que arrastras no es por el trabajo ni por las responsabilidades familiares.

¿Todavía crees que ir estresada todo el día, sufrir contracturas, sin apenas energía y sonreir poco es “lo normal” en las mujeres modernas?

Estás así porque el runrún mental no te deja ni un minuto en paz y esto te drena y te agota. 
Te voy a contar algo que intuyes y llevas pensando ya un tiempo …
La caravana de pensamientos negativos y de boicot que pasan por tu cabeza desde que te levantas hasta que te acuestas es lo que hace que estés hecha polvo y sin energía.

Eres una mujer todoterreno: curranta, práctica y con un entorno que te adora.
Lo tienes todo a tu favor, pero no consigues sentirte libre del todo.

En el fondo lo que quieres es:

  • Al final del día sentirte satisfecha y con ganas de compartir.

  • Que tu mente te deje en paz, que no te mande tantos pensamientos.

  • Sentirte libre y sin piedras en tu mochila.

Pero ¿te has dado cuenta de qué inviertes todo tu tiempo y energía en que todo a tu alrededor esté bien?
Piénsalo un momento.
¿Quién es realmente importante?

Tú.
Y si tú no te cuidas
¿Quién crees que lo va a hacer?

Se que no es fácil atenderse cuando tienes decenas de frentes abiertos.

Pero sabes que no puedes seguir así. Tu cuerpo y la vida te han dado un montón de señales para que “te hagas caso” y tu has pasado olímpicamente.

Te comprendo porque yo hace unos años también lo daba todo a los demás sin ocuparme de mi. Por este motivo se lo importante que es pensar más en ti.

Si quieres empezar a ocuparte de ti, primero debes aprender a parar.

Parar no es dejarlo todo e irte con tu mochila a recorrer mundo. Detenerte es darte el espacio y el tiempo para que el ruido de tu cabeza baje de volumen y los mensajes saboteadores desaparezcan.
Es ponerte la primera, caiga quien caiga y sin sentirte culpable.
Existe algo que puedes hacer por ti. Meditar.

Meditar la clave para que los vaivenes de la vida no te pasen por encima.

Todo el mundo puede entrenarse para que su mente sea menos parlanchina, ¡tú también! y esto es lo que conseguirás:

  • Relativizar los problemas y enfocarte en lo importante.

  • Tomar distancia en las discusiones de casa y del trabajo.

  • Dejar de vivir angustiada por el futuro.

Empieza hoy mismo a vivir con la tranquilidad que te mereces.

“La meditación ha sido una salvación para mí durante estos últimos meses. La había practicado alguna vez de manera esporádica y puntual pero no como un hábito diario, y gracias al curso de Marta Loperena he aprendido a fijar una rutina de meditación que ha supuesto para mí una transformación total.

A pesar del gran volumen de trabajo y problemas que solucionar que he tenido durante estos últimos meses, la meditación ha sido una herramienta muy eficaz que me ha permitido reducir drásticamente el nivel de ansiedad y el estrés, organizarme mejor y pensar con más claridad para la toma de decisiones, estar más enfocada y ser muy productiva y escucharme más, es decir estar más conectada conmigo misma”

Maria Negro, El Hervidero de ideas.

Soy Marta Loperena.

Terapeuta y entrenadora de meditación.

Estoy aquí para impulsar a las mujeres a ponerse en primer lugar, para que tengan la libertad de dirigir sus vidas.
Quiero que seas la dueña de tu energía y recuperes tu tranquilidad interior.
En esto consiste mi trabajo: acompañarte a que vivas sin miedo al futuro y con energía para afrontar lo que te venga.

Soy Marta Loperena.

Terapeuta y entrenadora de meditación.

Estoy aquí para impulsar a las mujeres a ponerse en primer lugar, para que tengan la libertad de dirigir sus vidas.
Quiero que seas la dueña de tu energía y recuperes tu tranquilidad interior.
En esto consiste mi trabajo: acompañarte a que vivas sin miedo al futuro y con energía para afrontar lo que te venga.